mayo 12, 2014

Comentario - Vida de una mujer amorosa (Ihara Saikaku)

Crítica - Vida de una mujer amorosa (Koshoku Ichidaionna), de Ihara Saikaku. 1686.

La vida de una prostituta es uno de esos misterios que la literatura ha tratado de resolver por mucho tiempo. No se trata sólo del mundo de la sexualidad o el placer desbordado en la obscenidad, o la amargura y la miseria existencial que se (pre-)supone en ese ambiente, sino de algo que hay más allá de todo eso, algo que aunque pareciera obvio pocas veces es retratado con fidelidad en las novelas o cuentos. Se trata del mundo en el que viven las prostitutas. El mundo desde sus ojos. Muchos escritores han tratado de mostrarnos lo que ocurre más allá de las "casas de citas", donde las mujeres (normalmente; aunque es otra posibilidad literaria) tienen una existencia sensible y ordenada. Después de todo, las llamadas "mujerzuelas" también son humanas, y viven dentro de la sociedad. Y como todo grupo social, este conforma una estructura interna. Es decir, las reglas y formas de llevar la vida en el mundo en el que desempeñan su trabajo. De eso trata la novela de Ihara, 400 años después de su publicación. Traducida por Daniel Santillana.


La historia comienza con los recuerdos de una anciana, recluida en un sitio de contemplación y oración, que busca purificar su espíritu en la senda de Buda, y quien recibe a dos jóvenes visitantes a los que entretiene con los recuerdos de su vida. La mujer es una prostituta que se ha tenido que retirar prácticamente a un exilio absoluto, ya que la belleza, la suerte, el dinero y la salud la han abandonado. En las páginas de esta novela se narra la vida de una mujer que ejerció la prostitución en el Japón feudal, y que conoció las costumbres y lugares en que esta actividad tuvo su mayor peso entre las ciudades. Se trata de una novela muy descriptiva de la sociedad vista detrás del los biombos de papel y las túnicas de trabajo, que registraron la complejidad de una forma de vida que pudiera considerarse menos compleja. Pero es Japón, donde los menos complejo no existe.

En su relato la mujer divide la historia de su vida en 7 libros, de 5 capítulos cada uno, detallando las épocas y sitios en los que trabajó, y narrando las costumbres y rituales ceremoniales que implicaba cada trabajo. Narra de manera impersonal la vida de estas mujeres, que sujetas a la necesidad económica, y abandonadas por la sociedad, nos dan un vistazo de la sociedad interna del mundo de las "casas de cita japonesas", en las que la forma es tan importante como el fondo, ya que resulta excepcionalmente rígida aún en los placeres carnales. Se trata de una novela maravillosa que nos trae de vuelta el mundo de mediados del siglo XVII, en el que la prostitución era un tabú en Japón, pero no por eso carecía de vida. Y más allá de las leve referencias sexuales, el mundo de las reglas internas de trabajo y comportamiento se desborda en toda la complejidad de las relaciones humanas existentes. Existen contratos entre clientes y prostitutas, amorios pasajeros, jerarquía interna entre cada tipo de mujer, niveles de trabajo que dependen del tipo de clientes (clase social), valor derivado de la belleza física y el compromiso de tolerancia que se podía aceptar en sus labores amorosas, todo. Se trata de una novela que nos revela que el mundo no ha cambiado con el paso de los siglos, aunque es una excelente oportunidad para adentrase en la historia japonesa, y en su literatura.

Esta obra es de fácil lectura (aún con la complejidad de las notas de traducción, que preservan el espíritu del lenguaje y su significado real) e impregna al lector con un mundo exótico de oriente, que sin embargo se reconoce como propio. "La vida de una mujer amorosa" es un relato fantástico del oscuro mundo de la prostitución japonesa, en el que se cuentan las alegrías con el mismo desenfado que las penas por una mujer que ha abandonado su pasado a la contemplación y la búsqueda de la paz personal. La novela nos permite sentirnos en una época pasada, sintiendo el movimiento de la balanza en una historia que no se ocupa de la moralidad, y que da de lleno en el nervio más humano de la condición social en que vivieron (y que quizá se pueda extrapolar de manera universal) estas increíbles y vacías mujeres. Además, trae una serie de elegantes ilustraciones que dan un toque más vívido al ambiente narrativo del que se desprenden.

Una obra clásica que fue censurada en su época, y que no tiene nada de desperdicio (a diferencia de ciertos estúpidos best-sellers alemanes...). 

E. Adair Z. V.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...