mayo 12, 2014

La rabia de Axolotl, alteraciones de la mente


Les comparto material publicado en el Blog "La rabia del Axolotl", un espacio literario de calidad que vale la pena revisar de vez en cuando, y en el cual tengo el honor de cruzarme con otros jóvenes creadores de gran talento.

En esté link un número dedicado a los efectos de las drogas en la mente, y su complejo potencial creativo.

Literatura, Música y Fotografía, todo en un elegante espacio digital.

http://larabiadelaxolotl.wordpress.com/2014/04/22/alteraciones-de-la-mente-vistazo-al-viaje-con-drogas/

Azul (poema)

Abro los ojos. Todo viene a mí en un golpe cósmico, se vierten a la carne los químicos y los sueños; me resguardan. Las distancias del cuerpo se derrumban con el latido que llega mientras la música se re-escribe en el aire. ¡Mira mis dedos girar en el espacio como cardos! ¡No hay nada que no abarquen! El techo absorbe el oleaje espumoso de la luna, mar que ruge con voz de hembra piadosa, ¡oh, infinita virgen eléctrica que bebe la noche! El mundo se comprime en una ciudad, en sus calles. Los semáforos se abren como ramilletes de acero y enciendo un cigarro; los espectros son humo, ciertas ausencias que se notan apenas voltear. Las paredes de los edificios soportan el cielo, las ventanas se abren a la geometría de las nubes. En los labios se cuaja el frío al tratar de pronunciar nombres. No los escucho, no puedo. La madrugada es un pájaro brutal que escarba el pecho, un canto que se aleja de la mujer desnuda que me mira. Abro los ojos. En mis ojos vuelan mariposas de ceniza que otras bocas dejaron detrás. Los gritos de mis sombras vencen las horas que nadie duerme .   . ..

Densidad del ensueño (Poema)



Hay un fantasma que toca a la ventana cuando las noches se alargan demasiado, y la boca no se encuentra en la inmensidad del sueño. Me espía, me llama, me rodea, introduciendo sus largas manos de sustancia por el contorno de la puerta; en el puño cerrado que exige le dé paso anidan quimeras y criaturas de nostalgia como la misma cosa en la punta del cigarro.     Su voluntad intempestiva es un licor híbrido que empapa mis pulmones, una esencia, condensando en las cuencas de los ojos. La nebulosa de su cuerpo empuja las cortinas, las hojas en la mesa se agitan, deshechas por los garabatos de tinta, líneas; más allá, las cenizas de un cigarrillo se deshacen en el mayor de los silencios ante la pupila errante. Una guirnalda invisible se posa en todo.   La habitación se transforma en un escenario colosal, en un rincón fantástico para festivos placeres; las cuarteaduras del concreto se tornan letras, la estática del televisor son voces, y animosas, las debilitadas estrellas tocan la ventana con el entusiasmo de aristócratas que platican y aman. El fantasma aquel se abre paso hasta mí.   La conciencia se desdobla a todas las direcciones, turbulenta en la espesura del organismo aromático, y golpea sobre las pestañas inconmensurables ……….mientras cae, y cae con la gracia del oleaje profundo. Heme aquí, que aguardo en una nave de sombras, azotado por las distancias de los espejos, notando apenas el movimiento del rostro.   Los humores rodean los sentidos mientras me dirijo al maësltrom de las flores.



E. Adair Z. V.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...